temporada naranjas

Cuando era niña recuerdo que siempre hablábamos en el Valle de dos tipos de naranjas:
Las del terreno: agrias, dulces y sanguinas
Las Washintonas, que eran de dos tipos: las tempranas, o las primeras, que empezaban a estar buenas en enero/febrero y las Washingtonas tardías que empezaban a estar buenas en abril.
Pero cuando salí del Valle nadie hablaba de naranjas Washingtonas y sí de navelinas y navelate.


Investigando, investigando, he descubierto que:
A comienzos del siglo XX llegó de Estados Unidos la variedad de naranja Washington Navel, especialidad que surgió por una mutación ocurrida en 1820 en un huerto de naranjas dulces de un monasterio de Brasil. La mutación causó que en la base del fruto se desarrolle una segunda naranja, pequeña y atrofiada, dando por fuera una imagen parecida a un ombligo, por eso se le llama Navel, su nombre proviene de la palabra inglesa “navel”, que significa ombligo.
Pero la Washington Navel fue descubierta en 1910 y su origen es de Riverside, California. La naranja fue introducida en Valencia por la Universidad de California en 1933, el caso es que llegaron afectadas por diversos virus que dificultaban su reproducción, hasta finales de la década de los cincuenta que la variedad que se mostró más resistente fue la Navelina, híbrido de corteza fácil de pelar, y la «navel late» o navel tardía.
En nuestro Valle las del terreno se llaman así porque son las que nos dejaron los árabes en el siglo XI y han formado parte de nuestro paisaje desde entonces. Los arboles de este tipo de naranjas son arboles especialmente fuertes y resistentes a las inclemencias de la climatología y a las plagas, y muchos de estos naranjos fueron injertados por las nuevas variedades, la Navelina y la Navel Late.
La naranja Navelina madura es de color naranja intenso, es un tipo de naranja de tamaño grande, de forma redondeada y ligeramente ovalada, su piel es de color naranja intenso y el ombligo (Navel) es poco sobresaliente, no contiene semillas, la pulpa es carnosa y contiene una gran cantidad de jugo muy dulce, está considerada una naranja de mesa, aunque también se puede utilizar para zumo.
Navelina
La Navelina es la naranja que indica el comienzo de la temporada, en el resto de la Península su recogida empieza en Octubre hasta finales de Enero, pero en El Valle empiezan a estar buenas a finales de Enero y duran hasta entrado abril .
El naranjo de la Navelina es de tamaño medio, de copa redondeada y denso follaje, un árbol de esta variedad se identifica por el tono verde oscuro de sus hojas. Es una especialidad muy productiva, precoz en su maduración, es la naranja que ofrecemos en la primera mitad de la temporada.

Después de la Navelina llega la Navelate, especialidad considerada como la reina de las naranjas, su piel es de color naranja pálido, no tan rojizo como el de las Navelinas. De sabor resulta muy fina para el paladar, con un bajo contenido en ácido y elevado en azúcar.
Su tamaño es mediano y tiene forma redondeada y, a diferencia de las otras naranjas del grupo Navel, el ombligo no se aprecia tanto en la parte externa.
Navelate
La variedad Navelate es una naranja cuyo cultivo en España ha venido a menos por las dificultades de su cuidado, es una especie muy delicada; tiene una piel muy fina, que resulta fácilmente arañada por las propias ramas del naranjo, los árboles son poco productivos y requieren un alto nivel de conocimientos agrícolas para el buen desarrollo de esta variedad.

A diferencia de cualquier otra naranja del grupo navel, la Navelate jamás pierde su zumo, manteniendo su calidad interna intacta, incluso varios meses después de su recolección, llegando a tener, tras pasar unos meses, un aspecto endurecido y feo de la piel y mantener su calidad interna en perfecto estado.
En el resto de la Peninsula su recolección comienza en enero hasta marzo y en nuestro Valle las tenemos desde abril hasta bien entrado junio, dependiendo de la climatología.
El porqué de estos diferentes tiempos de maduración tiene que ver con el enclave geográfico del Valle de Lecrin, rodeado de montañas y ubicado entre Sierra Nevada y la costa, hacen que en El Valle confluyan el aire templado y suave del mar y el frío de la Sierra, dando lugar a un microclima muy especial que permite que las naranjas maduren más tarde y se conserven en el árbol con todas sus cualidades intactas.
Estamos ya en mayo y la temporada de naranjas está ya en su segunda mitad, ya hemos empezado con las nuevas Navelate.
En todos los casos tanto con las Navelinas como con las Navelate, nosotras empezamos la recolección más tarde, obteniendo así una fruta dulce y menos ácida, madurada en el árbol y sin estar sometida a procesos químicos. Nuestra producción es completamente natural, sin tratamiento para su maduración, ni almacenamiento en cámaras, ni adicción de productos para mantener la fruta.
Recogemos la fruta sobre pedido y sólo si está madura, a diferencia de la producción convencional, en la que la fruta se recoge verde y se hace cambiar de color en cámara con etileno, resultando un fruto ácido, por eso, también, nuestras naranjas se pueden almacenar hasta 2 meses en un lugar seco y fresco sin que pierda sus cualidades, sólo la piel que con el paso del tiempo se va arrugando.
Hemos iniciado el cultivo ecológico y estamos en fase de conversión, haciendo así llegar a vuestras casa unas naranjas libres de química y directamente cogidas del árbol, su aroma, su color y su sabor nos avalan, sólo tenéis que dejaros embriagar por el aroma que desprende la caja cuando recibís vuestro pedido.